“Él ve la pista igual o mejor que muchos bases. Cuando lo miro, no veo más que grandeza.” – Jerry West.

1 | “Obligarse a aprender y madurar en un ambiente universitario era más sabio que entrar en la NBA tan temprano.” – Kareem Abdul-Jabbar, miembro del Hall of Fame de la NBA.

Duncan entró en la universidad de Wake Forest en 1993 para estudiar psicología, carrera que finalizaría con grandes resultados. Durante sus años como universitario no tardó en despuntar en la NCAA. Los rumores sobre el interés real de varios equipos de la NBA rodearon a Duncan desde 1995, pero no sería hasta el 97, cuando Tim decidiría presentarse al Draft. Tras cuatro años en la competición estudiantil, el año de su marcha a la NBA consiguió el Premio John. R. Gooden al mejor jugador de la NCAA. Su paciencia y obstinación por terminar su titulación y aprender en Wake Forest han sido alabados durante toda su carrera por la fundamental base que aportaron al juego y mentalidad de Duncan.

2 | “Si Tim empieza a meter triples podemos irnos todos a casa.” – Avery Johnson, ex jugador NBA y actual entrenador de la Universidad de Alabama.

La polivalencia ha sido siempre un factor clave en el juego de Duncan quien, desde la posición de ‘4’ ha sido capaz de anotar, defender, rebotear y asistir de manera más que eficaz. Infalible de cara a canasta en el poste bajo, el tiro de media distancia tampoco era una de sus debilidades. Es por esto que lo único que le ha faltado al que posiblemente sea el mejor ala-pívot de la historia ha sido anotar desde más allá de los 7 metros. Todo un dolor de cabeza para los defensores.

3 | “No es llamativo. Sólo sale y juega.” – Kevin McHale, miembro del Hall of Fame de la NBA.

La personalidad calmada y siempre centrada de Tim ha sido otro de sus señas de identidad. Desde joven se esforzó por mejorar como jugador de baloncesto y terminar los estudios de psicología en Wake Forest. La madurez con la que afrontó su etapa universitaria, sin prisas por ir a la NBA hasta que finalizase la carrera, a la que daba prioridad, se vio reflejada más tarde en su comportamiento dentro y fuera de las canchas. Nunca una palabra más alta que otra y siempre respetuoso.

4 | “No hay duda de que es el mejor ala-pívot de la historia. Es difícil comparar a alguien con Tim. Sólo él está a ese nivel.” – David Robinson, ex-jugador de San Antonio Spurs.

“Las torres gemelas” firmaron una de las mejores duplas interiores de la historia del baloncesto. Juntos lograron los campeonatos de 1999 y 2003. Duncan supuso el empujón que siempre necesitaron los Spurs de David Robinson para alzarse con un anillo. En la temporada del segundo título de la NBA “El Almirante” Robinson anunció su retirada del baloncesto profesional al tiempo que Tim Duncan se alzaba con el título de MVP de la temporada.

5 | “Es un asesino tranquilo, experto en todos los aspectos del juego.” – George Karl, entrenador de Sacramento Kings.

La paciencia, el poco ruido que ha necesitado hacer sobre la pista y fuera de ella Tim Duncan para convertirse en historia del baloncesto. El típico jugador que sin que parezca estar haciendo el partido de su vida tiene noche sí y noche también el doble-doble asegurado. Un jugador que habla en la cancha y que para hacerlo no necesita levantar la voz. Con todo y con eso, lo que Tim Duncan ha hecho durante 19 años en la NBA ha sentado cátedra.

6 | “Tiene el juego de pies de Kevin McHale y el atletismo de David Robinson. Es un gran talento.”Brad Daugherty, ex-jugador de Cleveland Cavaliers.

Es la mejor forma en que el que fuera miembro de los Cavs en la década de los 80 acertó a definir a Duncan. Su polivalencia, la capacidad para destacar en todas las facetas del juego ofensivo de un interior y su físico le permiten compararse con el que fuera su compañero en los Spurs y con el tricampeón de la NBA con los Celtics, Kevin McHale. No son palabras menores, pues se trata de uno de los mejores físicos que se ha visto sobre la pintura de un pabellón NBA, y de un 7 veces All Star que consiguió promedios superiores al 60% en tiros de campo.

7 | “Puede que sea un siete pies, pero realmente es un quarterback en pantalones cortos.”Gregg Popovich, entrenador de San Antonio Spurs desde 1996.

Para Pops una de las mayores virtudes de Duncan el el poste ha sido siempre la de dar el pase oportuno en el momento exacto. En un sistema de juego como el que ha instaurado Gregg Popovich durante sus años en San Antonio, la capacidad para mover el balón en ataque es un factor esencial. Ginobili, Parker y el propio Tim Duncan tienen un don en este sentido, con la diferencia de que el último es un interior. El perfil de pasador del ala-pívot ha sido alabado por entrenadores, compañeros y rivales sin reserva alguna.

8 | “El momento en que no hay nadie allí para sentir lástima por ti o animarte es cuando se hace un jugador”. – Tim Duncan.

La adolescencia fue la etapa más dura de la vida de Tim Duncan. El día antes de su decimocuarto cumpleaños su madre falleció a causa de un cáncer de pecho. Antes de su muerte, Tim y sus dos hermanas prometieron a su madre que se graduarían en la universidad, como acabaría haciendo años después. La frustrada carrera de nadador de Tim Duncan fue el otro hecho que marcó la juventud del exitoso ala-pívot. La destrucción en 1989 de la única piscina olímpica que existía en Islas Vírgenes al paso del Huracán Hugo frustró su sueño olímpico de Barcelona 92. Sería su hermanastro quien lo introduciría en el baloncesto como pasatiempo. Una afición que acabaría siendo su vida. El carácter de Tim Duncan es, en gran parte, fruto de toda esa etapa de su vida.

9 | “Si estás buscando a un guerrero sin miedo que juegue «su partido» cada noche, tendrás dificultades para encontrar a alguien mejor que Timmy en cualquier época.” – Dave Odom, entrenador de Duncan en Wake Forest.

La filosofía de trabajo ha sido otro de los pilares fundamentales de la vida deportiva de Tim Duncan. El sacrificio como forma de entender el baloncesto. Nunca escatimó en esfuerzo sobre la pista. El talento pudo significar la mayor parte del éxito del Tim Duncan que conocemos, pero no habría alcanzado semejante dimensión de no ser por una férrea ética de trabajo.

10 | “Enhorabuena al mejor ala-pívot de todos los tiempos. Fue realmente un honor. Ganador por encima de todo.” – Blake Griffin, jugador de Los Ángeles Clippers.

El reconocimiento de compañeros y entrenadores es algo que no todo el mundo puede lograr, pero conseguir que incluso los rivales se rindan ante ti está a la altura de muy pocos. Tim Duncan es uno de esos pocos. No sólo Blake Griffin, un duro contendiente en las más duras batallas de Duncan en sus últimos años como profesional, la NBA entera se volcó con el ‘4’ de los Spurs tras anunciar su retirada en 2016.

11 | “Tim has been a joy.” Gregg Popovich.

Palabras del entrenador al que ha ligado toda su vida como jugador profesional. Popovich y Duncan han sido uña y carne durante la carrera del de Islas Vírgenes. Misma forma de entender el éxito y una compenetración excepcional a la hora de lograrlo durante los 19 años de Tim en la NBA. Juntos han conseguido 5 anillos de campeones para la franquicia de San Antonio. El momento en que el ala-pívot aterrizó en los Spurs, estos venían de firmar una temporada desastrosa con un balance de 20-62. La lesión que mantuvo a David Robinson fuera de las canchas durante casi todo ese año fue el principal motivo. De ahí que Duncan fuese la joya de Gregg.

12 | “Good, better, best. Never let it rest. Until your good is better and your better is best.” – Tim Duncan.

¿Qué mejor descripción de la ética de trabajo de Duncan que la que hace él mismo? «Bueno, mejor, el mejor. No descansar. Hasta que tu ‘bien’ sea mejor y tu ‘mejor’ sea el mejor». Las palabras de un luchador nato que sabía que debía hacer para convertirse en el mejor y no vaciló a la hora de llevarlo a cabo. Una capacidad de sacrificio encomiable y un compañerismo difícilmente alcanzable. A nadie debe sorprender que con estas cualidades, Tim Duncan fuese una leyenda del baloncesto incluso antes de dejarlo. Su número 21 ondea en lo alto del AT&T Center y las canastas de “The Big Fundamental” quedarán para siempre en las retinas de quienes lo disfrutaron sobre una cancha.

Escrito por Gonzalo López Martínez
Estudiando periodismo en la UC3M y aprendiéndolo en SoloTriples desde hace 3 años. Twitter e Instagram: @gonzalopezmart Facebook: Gonzalo López Martínez