#5. Kawhi Leonard

Omnipotente. La presencia de Kawhi Leonard no está al servicio de la duda o de la oposición. La seriedad, el compromiso y la entrega de su juego yuxtapuesto a un talento y capacidades atléticas para el baloncesto justifican más que sobradamente que sea nuestro MVP silencioso siempre en la sombra de las diabluras de cuatro magos del balón. Con unos Spurs cada vez integrando más y mejor a sus jóvenes, Kawhi se está posicionando como el referente espiritual y de la dulce transición Spur del conjunto dirigido por Gregg Popovich. Con unos números de jugadorazo y un registro excelso y sempiterno colectivamente, nuestro quinto elemento es Kawhi Leonard. Los descansos cada vez más pronunciados de Parker y Ginobili, y la flamante lesión de Pau, Leonard deberá ponerse los Spurs una vez más a sus espaldas para seguir incrementando el casillero de victorias del legendario Gregg Popovich.

 

#4. Stephen Curry

Steph no suele aparecer de continuo en nuestro top, pero si aparece, es porque ha hecho algo muy grande. Semana fantástica individualmente hablando, con partidos de 43 y 39 puntos entre otras altas puntuaciones, un 11 de 15 en triples y otros dos partidos con 9 y 8 tiros de 3 encestados, y un sin fin de increíbles estadísticas. Aunque esta temporada es más normal ver a Durant destacando en los partidos de su equipo, de vez en cuando Curry saca la varita mágica a la que tanto nos acostumbró las dos pasadas temporadas.

 

#3. Kevin Durant

Numerazos de “Durantula” (como consigue semana tras semana) en la última serie de partidos. Que si dos dobles-dobles, que si un 18-8-8, un 10-9… No hacía falta prácticamente ninguna mejora en este equipo con respecto a pasadas temporadas, pero es que vaya líder que se han encontrado por la bahía. Suena muy repetitivo, pero es que llegar en verano a este equipazo, todo envuelto en polémica, dejar en segundo plano a los jugadorazos que ya tenían, callar cientos de bocas, y lo más imporantante, tener al equipo ahí, en lo más alto de la clasificación. Te tiene que gustar este jugador, seas de San Francisco u Oklahoma City.

 

#2. James Harden

La magia de la barba sigue en la disputadísima lucha por hacerse con el galardón de mejor jugador. La estética, la finura y la infinita vasija de dominio de balón que enloquece a los defensores y que se obceca en romper tobillo tras tobillo, cadera tras cadera. El único pero del juego de Harden sigue siendo su escasa implicación defensiva que brilla por su ausencia normalmente. Capaz de lo mejor. Y de lo peor. Aun así, James Harden más que merecidísimo candidato al trono y a liderar unos Houston Rockets que se encuentran muy cómodos en el tercer puesto del oeste, solo superado por los Spurs y los Warriors.

 

#1. Russell Westbrook

El dicho dice: “Al César, lo que es del César”. Y así es como Russell Westbrook se está comportando y justificando sólidamente a lo largo de toda la temporada regular su más que merecida candidatura al MVP. Exhibición tras exhibición. Salvajada tras salvajada. El base revolucionario más contemporáneo sigue rompiendo un perfil de base tradicional y se encabezona cada madrugada a desacreditar a todos aquellos que no apostaban por unos Thunder medianamente consistentes. Cierto es en parte que Oklahoma ha perdido su gran estandarte, pero más factible es también que Westbrook se ha autoimpuesto la ley del máximo esfuerzo en hacer olvida la marcha – más traicionera o no – de Kevin Durant a los Warriors. Aferrados a la tranquila séptima plaza de la conferencia oeste, Russell Westbrook y sus secuaces se han postulado como uno de los equipos más arrolladores jugando de locales permitiendo tan solo 7 derrotas.

Escrito por Pablo Martínez
Basket y AC/DC como forma de vida // Twitter e Instagram: @Martyy_14