Bienvenido a la sección de humor de SoloTriples

Los Philadelphia 76rs han perdido su esencia. Los Sixers han decidido de una vez por todas abandonar el tanking y ponerse manos a la obra a ganar partidos. Traicionando todo el proyecto que habían construido desde la salida de Allen Iverson. Dicha noticia por lo visto no ha sido del todo bien vista en la ciudad de Philadelphia y se justifican diciendo “que ya se habían acostumbrado a acabar la campaña antes de tiempo”.

Sin duda, esta racha de victorias encadenadas está sorprendiendo a todo el mundo y el propio Adam Silver no sabe ni que comentar sobre la extraña situación: “jamás pensé que les llegase a ver ganar cuatro partidos consecutivos“. Los propios directivos del equipo se lanzaron a las gradas para preguntar a los más pequeños sobre qué les parecía la situación que estaban viviendo y ellos no sabían describir qué está a pasando. Algunos de los más pequeños comentan que ni siquiera sabían si ellos también tenían la posibilidad de ganar a este deporte de la pelota naranja.

Un culpable: Joel Embiid

Mientras tanto, los analistas ya están buscando un culpable para explicar este desorden público que ha sucedido en la perdedora ciudad del queso untado y parece que todos coinciden en el mismo, Joel Embiid. Todos han llegado a la conclusión que el pívot de origen africano es el máximo responsable de que Philadelphia haya perdido esa esencia de perdedor que tanto había labrado en los últimos años. El hombre que decidió aparcar el tanque de número 76 y ponerse a caminar. Lento, despacio, pero caminando.

Joel Embiid, el traidor del Draft ha reconocido que es un jugador especial y que quiere revelarse contra todo lo establecido en la ciudad que lo seleccionó. Incluso ha conseguido que sean una franquicia a tener en cuenta a la hora de reclutar Agentes Libres y que aspiran a clasificarse a Playoffs. El GM ha pedido a los aficionados más antiguos que les expliquen a sus hijos el verdadero significado de dicha palabra. Habrá que ver cómo termina esta alocada anomalía ganadora.

Escrito por Jaime Egüen Hernández
Estudiante de marketing digital y un amante del periodismo. Puedes seguirme en Twitter en @Jaimewen_16